02 mayo 2015

San Felipe derrama bendiciones sobre su pueblo

 
Desde la madrugada del primer día del mes de mayo, en la ciudad capital, San Felipe, se oyeron cohetes y los instrumentos musicales de un grupo de antaño, fue el día del santo patrono.
 
            San Felipe, uno de los doce apóstoles que acompaño a Jesús y luego de su muerte se fue por el mundo a regar su palabra, desde los días finales de la colonia es el patrono, primero de  la génesis de la ciudad San Felipe el Fuerte. Y ya en las primeras décadas del siglo XX figuran testimonios de las actividades que se realizaban en su honor, solo una novena y una procesión cada 1º de mayo.
            Con los años, a la fiesta con su novena  y la procesión, se le incorporaron otros elementos, como toros coleados, riñas de gallo, una reina y una exposición hasta que en 1955 se publica un Decreto, que cada 1º  de mayo se realice una feria agropecuaria. 
            Después de los cohetes y la música, en la iglesia donde reposa la imagen del patrono, de fecha desconocida pues aun en 1781 en la iglesia de la Presentación de Nuestra Señora, el templo más importante en la otrora ciudad de San Felipe el Fuerte, no había una talla suya sino un cuadro,  la familia Alvarado ofreció una misa junto a la Hermandad devotos de San Felipe. Antes habían llegado,  como lo  hace desde algunos años, en un rosario de aurora desde la avenida ocho entre calles 14 y 15 hasta Catedral.
 

 

 
 

 

 

 

 
 
             Y en la tarde de este caluroso primer día de mayo, la imagen del santo, una talla en madera trajeada de verde con capa roja fabricada por Daría de Alvarado, desde hace varias décadas recibió una misa concelebrada  por el presbítero Ángel Romero, Vicario general, el párroco José Gregorio Carreño, el de Marín Wilmer Gil, diáconos y monaguillos.
            La misa, que comenzó a las cuatro pasados unos minutos de la tarde, con muy pocos fieles, pues se vieron muchos bancos vacíos, contó con la presencia de la soberana de la fiesta Kerly López; la reina Agropecuaria, Susana Sanabria y la reina del Turismo, Amaly Álvarez, quienes ofrendaron en la misa, el alcalde Alex Sánchez, integrantes de la Junta Feria
 
            Y estuvo acompañada por la Orquesta sinfónica juvenil de San Felipe con dirección de Rodny Villamizar y el coro sinfónico de San Felipe  con Pedro Parra Goyo en “San Felipe, siempre así” de Humberto Monserrat y arreglo de Pedro Parra Goyo; la Misa de Charles Gounot compuesta de Kirye, Agnus Dei, Sanctus; “Panis angelicus”, además de “Aleluya” del  oratorio “El Mesías” de Georg Friedrich Händel “Alma llanera” de Pedro Elías Gutiérrez y letra de Rafael Bolívar Coronado.
            Al finalizar, y a la salida, sobre una tarima colocada para una serenata, las voces de los Niños cantores de Yaracuy, con dirección de Franklin Gutiérrez, entonaron  “Hermoso Yaracuy”.
 

 



 
            Después,  partió el cortejo, los rayos de la luna parecían dar directo en su rostro pero él ni siquiera se inmutaba, sobre su carrito de cuatro ruedas y empujado por el actual alcalde y el exalcalde Víctor Moreno, se dio inicio a la procesión a lo largo de la avenida Caracas.    
            Con el inicio del trayecto, comenzó también el rosario a cargo del párroco de la Catedral, José Gregorio Carreño y del párroco de Marín, Wilmer Gil, y fieles, con el acompañamiento musical de la Gran Retreta de Antaño con “Pepino” Caldera y Jacobo Caldera entre otros.
            En esta avenida, algunos devotos colocaron unos pequeños altares, acompañado de brindis que ofrecían a los asistentes. En el cruce de la avenida con la José Joaquín Veroes e inicio de la Carabobo, los vecinos de la parroquia La Ascensión del Señor, vinieron a recibirlo con un cartel. Ya en la avenida Veroes fin y principio del barrio Caja de agua 1 y 2 colocaron altares la familia Guevara, Jiménez, Mendoza entre otras, que fueron bendecidos por el párroco y la Junta de la fiesta y Feria de mayo, hicieron entrega de un presente.











 
            La procesión, siguió su rumbo a tomar la avenida La Patria y Libertador y retomar la avenida Caracas hasta  llegar al sitio de partida, la Catedral, el hogar permanente de la imagen.
Allí, el grupo Kuara y la Orquesta Los Melódicos ofrecieron una serenata, se repartió la torta de cumpleaños, de tres pisos que remató en  la figura del santo.
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario