16 diciembre 2016

Nery Pérez es una de las guardianas del vestuario de “El Cascanueces” de FERDEY



Desde el pasado mes de septiembre, con el inicio del nuevo año escolar, también dio inicio el  montaje del ballet “El cascanueces” en el cual trabajan docenas de personas en la obra que se presenta en su primera función este 16 en la sala del Teatro Jacobo Ramírez, en el complejo cultural Andrés Bello en San Felipe.
Desde hace algunos años con alguna  interrupción, la sala del Teatro Jacobo Ramírez, ha albergado a una de las producciones más importantes del mundo, pero detrás de toda esa magia, un equipo comprometido trabaja para lograr la perfección que el público asistente podrá apreciar esta noche.
Una de ellas, es Nery, quien además de secretaria, se queda esperando que los padres recojan cada día luego de clases a sus hijas, y es costurera. Y en las siete ediciones siguientes al estreno, se hizo responsable de la remodelación del vestuario, pues aunque se compra con el dinero extra de los padres y representantes, muchas de las niñas que participan en el ballet lo donan, de manera que allí hay trajes para reconstruir, reparar y renovar.
Y de eso se encarga Nery Pérez, la señora Nery como todos la conocen, pues lleva muchos años en la Escuela Regional de Danzas. Y  sobre su escritorio en las tardes, se encarga del vestuario para confeccionar, reparar renovar trajes,  coronas, tocados y otros accesorios, ensarta canutillos y pedrería en los trajes, pega encajes desde hace tres meses.


“ La gran mayoría es ropa nueva y ahora esta Eliezer Iannely, que es diseñador, costurero y ha contribuido mucho, ha diseñado vestuario. Aunque las telas han subido de precio, hemos hecho maravillas,  tutus que nunca quedaron bien, hoy los desbaratamos  y de faldas dobles hemos sacado dos” comenta.
Asegura, que no es costurera de oficio, pero por ser, hoy su hija, bailarina y maestra de danza, se vio en la necesidad de modificarle los trajes, tuvo una máquina de coser que los amigos de lo ajeno le llevaron, y de ahí que cose a mano  “ y eso queda como de maquina” dice.
Mientras que por los espacios abiertos, la plazoleta  del Teatro Jacobo Ramírez, la gente pasa cada tarde, pasea tranquilamente, adentro del recinto, en el escenario y los salones  ocurre algo diferente desde hace  tres meses.
Nery, forma parte del equipo  guardián de cada una de las piezas que se utilizan, además velan por el buen mantenimiento de las mismas, junto a Alejandra Maya, Rigoberto Anzola, Laura Fonseca y el resto de personal de la Escuela regional de danzas del estado Yaracuy, los jóvenes del teatro responsable de la iluminación, padres y representantes  trabajan mancomunadamente para lograr la vistosidad y calidad que ha mantenido este espectáculo por varios años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario