10 abril 2017

Yaracuyanos alzaron las palmas este Domingo de ramos por la paz




Para recordar la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén hace más de dos siglos, este domingo 10 en las iglesias católicas de Yaracuy se alzaron los ramos de palma, como parte de una creencia que se practica anualmente el último domingo de la cuaresma y que da inicio a la Semana Santa.
Bajo esa tradición, ayer las puertas de la mayoría de las iglesias se mantuvieron abiertas para llevar a cabo esta celebración marcada por dos momentos: la Bendición de los ramos que se convierten en cruces para la protección y la serenidad en momentos de tempestad; mientras que la lectura de la Pasión, permite recordar las escenas bíblicas de Jesús y la lectura de la Pasión. 

En la parroquia Catedral, a primeras horas de la mañana salieron los feligreses hacia la Capilla de Jesús en el huerto donde se encontraban los ramos y luego a la de Lourdes, en el barrio Caja de agua, lugar de la bendición de los ramos; allí el Obispo de la Diócesis Víctor Hugo Basabe, se encargó de tal ceremonia para luego salir en procesión hacia Catedral, donde se ofició la Misa de ramos con el Coro sinfónico del núcleo San Felipe de El sistema Yaracuy junto a Voces juveniles de Yaracuy con dirección de Pedro Parra Goyo.






Mientras,  que en la parroquia El Nazareno, la Bendición de los ramos  se dio frente al Monumento histórico de la nación San Felipe el Fuerte, y estuvo a cargo de Monseñor Guillermo Ramírez que explico que “Este ramo bendito que llevan los cristianos es el signo de la victoria nueva y definitiva que el próximo domingo de resurrección todos celebramos, y este grupo de fieles da testimonio de fe y acompaña la procesión en honor al Cristo” y precisó  que el llamado de la iglesia es al perdón y la reconciliación.




Ayer, en cada templo abundó la devoción por Jesucristo. Hombres, mujeres y niños asistieron a la misa con el ramo de palma y la fe en Dios, por su parte, los sacerdotes en sus intervenciones, se encargaron de hacer énfasis en la pasión del Señor y su entrada a Jerusalén.







No hay comentarios:

Publicar un comentario