Danceros de Nuestra Señora de la Candelaria




De data reciente es la implantación de Los Danceros de Nuestra Señora de la Candelaria, en la Sabana de Palito Blanco, del municipio La Trinidad, el 2 de febrero.

Ese día el grupo acompaña en la procesión, la sagrada imagen de la Virgen de la Candelaria, escoltada por sus danceros, el Paseo de Las Antorchas y la dedicación de las loas o versos a la imagen, varios de los participantes, ceremonialmente se van adelantando por turnos hasta delante de la imagen y recitan sus versos, los cuales al finalizar son coreados por el resto de danzantes con un Amen, dice Luis valles, facilitador del taller donde nación esta danza con auspicio del Ministerio del poder Popular para la Cultura.

Una vez concluida esta parte le siguieron  El molino sencillo, Molino doble y Molinete, en la primera danza, grupos de a 4 en 4 unieron sus bandas multicolores en estrellas que giraban en sentidos concéntricos, para la segundo todas las bandas multicolores se unieron en una sola estrella que giró y contragiró, mientras que en la tercera danza (el molinete) a ritmo de joropo los danzantes asidos de las manos, separados en cuatro grupos, dos de damas y dos de caballeros formaron un gran molino o que al son de zapateos giró armoniosamente, estas tres danzas en homenaje a un ícono local, el molino de aire, el cual durante principios del siglo pasado se empleó para la extracción de agua por gravedad desde la tierra a través de un pozo profundo.

Explica Valles, que  al culminar estas tres danzas, la música, llega el   vals
seguido  del Fandanguillo, en donde los bailadores al grito de “Boooooomba” y el momentáneo cese de la música fueron secuencialmente recitando versos, en esta oportunidad dirigidos a cultores populares de trayectoria de la comunidad; seguidamente realizaron el Baile de Las Cintas, haciendo reminiscencia a aquellos carnavales de tiempo idos cuando este baile causó furor en la comunidad.

Posteriormente se ejecutan dos danzas de faenas muy afianzadas en épocas remotas, como lo fueron la danza de la siembra y la de La cría, en la primera los caballeros emularon abrir los hoyos en la fértil tierra, mientras que las damas, colocando sus sombreros como canastos colmados de semillas, iban simulando sembrar en ellos en la segunda los caballeros simularon ser cabras y/o ovejos que eran arreados por las damas que fungieron de pastoras o cuidadoras del arreo.
 Para finalizar la secuencia se ejecuta las danzas de La Tinaja y el merengue Rucaneado, en la primera las damas simularon acercarse, escoltadas por sus caballeros hasta la pila de agua comunitaria allí una de ellas simuló verter el preciado líquido en sus recipientes, para lo cual emplearon sus sombreros, los cuales una vez, simuladamente, llenos del vital liquido fue colocado en sobre sus cabezas y grácil y ágilmente giraron en uno y otro sentido, mientras los caballeros lo hacían en sentido contrario, por su parte en el Merengue Rucaneado, en este caso el empleado fue el llamado merengue de los Remoquetes, creado a través del aporte de todos los danceros fundadores del grupo, quienes actuaron como compiladores e informantes de los miembros del vecindario que poseen, en su mayoría un sobrenombre, apodo o remoquete, dijo Valles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario