31 agosto 2014

Pasión llanera galardonada en el Joropazo en Chivacoa


La Feria del maíz, es un evento para promocionar el grano dorado en el valle medio del Yaracuy, en Chivacoa, capital del municipio Manuel Ezequiel Bruzual, nació hace varios años en la década de los noventa del siglo pasado, y a medida del correr de los años se le han incorporado nuevos elementos, uno de ellos el Joropazo.
El Joropódromo o Alpargatazo como recientemente se le ha rebautizado en otros lugares del país a esta actividad, se realizó este 30  al aire libre y se desarrolló en el marco de la Fiesta del maíz.
De carácter competitivo, el primer lugar lo ocupó Pasión Llanera, de Barinas, que recibió  25.000 bolívares; el segundo lugar fue para la Corporación cultural cabresteros, del Inírida (Colombia), con 15.000 bolívares y el tercer lugar dotado con 10.000 bolívares la agrupación Romance y joropo de Arauca (Colombia).
      
 
      
 

Fue una competencia que consistió en  un recorrido por avenidas y calles de Chivacoa, bailando joropo, a partir de una coreografía grupal estructurada con pasos tradicionales de este ritmo, pero incorporando elementos creativos en la forma de ejecutarlos, y partió desde la redoma de La Peñita a lo largo de la  avenida, nueve cruzo en la calle 16 a tomar la avenida ocho y subir en las cercanías de la plaza Bolívar, donde se dio la presentación de dos minutos de las agrupaciones participantes, en medio de un torrencial aguacero.

Bajo la lluvia hicieron su presentación las representaciones de bailadores,  de ellas dos de Colombia (Arauca y Guainia) y del país de los estados  Portuguesa, Miranda, Barinas y Yaracuy. A lo largo del recorrido, en la presentación en la calle y en la noche sobre la tarima del Paseo Maisanta antes Paseo del maíz, fueron evaluados por un jurado compuesto por  un jurado con Antonio Pérez, Joelmar Jiménez y Yusman Patiño.

En Venezuela, el Joropódromo, vino de Colombia y  se realizó inicialmente en Guasdualito, de allí a Elorza (Apure) donde se incorpora a las fiestas en honor a San José, organizado por Ramón “Moncho” Ojeda, con el objeto de desarrollar los pasos considerados tradicionales  como la zambullida del güiro, el pecho y cola, el cruzao, el enyugado y el valseado, entre otros pues en los pueblos cercanos  hay coreografías en la ejecución del baile.

Sobre el Joropódromo hay posiciones encontradas en relación a la valoración de su ejecución expertos, académicos, docentes e intérpretes lo catalogan como deformador de las tradiciones, otros lo favorecen como una forma de mantener vivo el joropo entre la gente joven, por serles más atractivo.

Existe todavía la noción de que es necesario conservar inmutables las expresiones tradicionales en el tiempo, con la finalidad de protegerlas de influencias foráneas y así evitar que desaparezcan en su forma original. Una inquietud inicialmente académica, pero que luego fue incorporada por comunidades enteras, el eterno dilema lo puro vs lo contaminado que por mucho tiempo ha predominado en la escena a la hora de investigar y hablar sobre las tradiciones venezolanas.

            Ayer mismo, entre los presentes se oían los comentarios “ Eso no se baila así, El traje es muy corto. Tiene mucha coreografía”

CASI DOS KILOMETROS DE  JOROPO

En el Año nacional del joropo, declarado Bien de interés cultural y que tiene entre sus objetivos  difundir las diversas variantes del joropo, sus intérpretes, compositores, sobre el negro asfalto de las calles de Chivacoa, las parejas bailaron al compás de pajarillos, gaban periqueras entre muchos ritmos de joropo, con figuras como valseaos, escobillao, trapiche, zapatiao entre otras.

Desde el llano de Barinas, la ciudad marquesa, estuvo la Escuela Al ritmo del folklore, con  seis  parejas con dirección de Yanira Rivero quien dijo que llevan siete años de vida, funcionan en su casa y atienden a más de 85 personas de lunes a viernes de dos  de la tarde hasta las nueve de la noche, divididos en el grupo preinfantil, infantil, adolescentes, juvenil y sin apoyo de entes oficiales fijo. De la misma ciudad estuvo, la agrupación Pasión llanera, con Luis Linares, como director.
        
 
       
 

 También del alto llano, de Ospino en Portuguesa, estuvo la Escuela de los Hermanos Piña, con Silvino, quien perteneció a otra y ahora es  director quien comentó que  llevan un año de vida, funcionan en su casa, sin apoyo oficial y vinieron 8 parejas de adolescentes y dos infantil. Imparten clases desde las dos hasta las cinco de la tarde, de lunes a viernes con apoyo de su hermana.
      
 

Desde el centro, de Miranda de Santa Teresa del Tuy, estuvo Jenny  Reina con la Fundación cultural académica Zapateo de mi tierra, con cinco meses de vida dedicados al joropo central o mirandino, pero aprenden el llanero en  el grupo La soga del cabrestero, del estado Miranda con Antonio Pérez.
       
 

Ensayan en su casa y atienden a 40 personas y es la primera vez que participan fuera y en un Joropazo,  Joropódromo, carecen de apoyo de entes oficiales con rifas pudieron recolectar el dinero para venir a la Feria del maíz.

De la misma localidad estuvo La soga del cabrestero, con Antonio Pérez un apureño que habita en Caracas y lleva la Escuela de Santa Teresa, que no entro en la competencia y se hizo presente con seis parejas con un traje con los colores de la bandera. Comento que llevan  diez años de vida, han graduado a cinco grupos que han regado el joropo por distintos estados.
     
 

De Yaracuy, donde no existe tradición de joropo recio, también estuvo Danzas Génesis, de La Trilla en el municipio San Felipe con Flor Escalona como directora, y desde la capital de  la jurisdicción de José Vicente Peña, Danzora  Escuela de joropo, con dirección de Edanil Rojas con Ebert Puertas y Zulimar García, sus facilitadores. Este joropazo fue su debut pues llevan tres meses de trabajo y mostraron 14 parejas.



 
               

Del vecino país Colombia, estuvo la Corporación cultural cabresteros, que hacen vida en  Inirida en el departamento de Guainia, cuya frontera por el oriente es el estado venezolano de Amazonas, con seis parejas, las jóvenes con trajes  muy coloridos en azul y plateados, muy cortos, muy abombados con mucho faral en la parte inferior de la falda, que contrastaba con el traje de los yaracuyanos.  
 

Llevan  diez años de vida, ensayan en su casa, sin apoyo fijo solo eventuales, atienden a más de 350 personas  en grupos a partir de los tres años hasta los 60, divididos en siete niveles. Bajo la rienda de Joel Silva, tres personas dirigen la corporación desde  la mañana hasta las siete de la noche y explica que sus egresados enseñan joropo en otras localidades como Casanare, Arauca, Villavicencio
 

Otra agrupación fue Romance y joropo de Arauca, Colombia, que limita al norte y al este con Venezuela, con dirección de Rudy Correa, que dijo que tienen nueve años de vida y estuvieron en la Feria del maíz con seis parejas, funcionan con grupos por niveles con 60 personas, ensayan en un lugar arrendado.   

La Fiesta del maíz, concentra otro festival dedicado al canto y a este baile llanero, para niños  como lo es el Festival voz infantil Mazorca de Oro, que culminó este 31.

 

 

Con reposición de sus mejores montajes Grupo Escénico Danzas Yaracuy celebra 40 años


Con ocho representación de diferentes ciclos festivos de manifestaciones culturales y lugares, el grupo escénico Danzas Yaracuy celebró la noche de este 30 en la sala del Teatro Jacobo Ramírez en el complejo cultural Andrés Bello de San Felipe, sus cuatro décadas de existencia.

Del fondo de la sala se oyó  la conocida Burra de Guama, del inolvidable poeta campesino Antonio Sánchez, y montado sobre esta,   venía  Pedro León, exintegrante del grupo cumpleañero que al subirse al escenario se mezcló entre banderas y sangueos aragüeños  que festejan  el nacimiento de San Juan el Bautista, fue este el inicio del espectáculo, con acompañamiento del grupo musical La Chamuchina.

Le siguió, la representación de  una danza teatro, nacida en tierras andinas conocidas como “Lio de la familia Sandoval”, que según la reseña fue un hecho real que con el correr del tiempo se convirtió en música y baile. Según esta, se dio una fiesta y por problemas con una mujer, hubo un herido y un muerto, pero la fiesta estaba tan buena, que los presentes decidieron esconder al difunto y continuar como si nada hubiera pasado.

Y de los Andes hubo parada en Lara, tierra del tamunague con un Seis figureao, uno de los sones del Baile a San Antonio, interpretado por cuatro grupos simultáneamente de las varias generaciones de bailadores del grupo.
      
 

Y de Yaracuy, Aragua,  Trujillo y  Lara,  siguieron a Portuguesa para representar a los Indios coromotanos en una danza en honor a la Virgen de Coromoto y subieron a Mérida, para bailar a los Locos de Valle Grande. 



 




 El viaje para mostrar las expresiones de los pueblos venezolanos llevo al público asistente  al extremo del país, al oriente en Monagas para bailar La culebra de Ipure, para luego regresar al Zulia con una gaita de tambora y  chimbangles dedicados a San Benito de Palermo.

En un intermedio del evento, los integrantes del Grupo Escénico Danzas Yaracuy y del Grupo Vera de Aragua hicieron entrega de reconocimientos a Luis Valles director por cuatro décadas de la agrupación de proyección de bailes y danzas tradicionales del país; igualmente GEDY hizo entrega de otro,  a los hijos de Egilda “Yiya” Gutiérrez, la protectora de la agrupación  en los inicios. Allí también acompañados de La Chamuchina, estuvo Arquímedes Serrano, interpretando música llanera y Lorenza Herrera.


 

CUATRO DECADAS ENALTECIENDO EL GENTILICIO YARACUYANO

El Grupo Escénico Danzas Yaracuy, nació cuando un grupo de estudiantes del entonces Colegio Federico Quiroz, preparo un acto cultural y todo salió tan bueno, que decidieron continuar ensayando. Egilda Gutiérrez ofreció su casa y los albergo, y fue su costurera durante varios años.

“Danzas Yaracuy nace  el 5 de agosto de 1974 ahí fue la primera presentación como cierre del año escolar pero también fue el aniversario del Colegio del Federico Quiroz, recuerdo que elegimos la novia del plantel que fue María Luisa Ibarra” así habla Luis Valles del inicio del grupo.

Comenta que  Esther y Libia Lucena iban a bailar en ese acto, y una de ellas se enfermó, y como ya en otra oportunidad había estado en otra presentación y él había bailado “Alma llanera” con Egilda Figueredo, al enfermarse una de las Ibarra, ella se quedó sin pareja porque bailaban mujer con mujer y lo busco y así entro a formar parte del grupo.

En esta presentación bailaron “Tango Matigua” que lo monto una alumna de la Escuela Cecilio Acosta, Finlandia Lucena y a partir de ahí se juntaron para formar el grupo. Al año siguiente montaron “Del Yaracuy al Tocuyo”  y nacieron las presentaciones pero sin nombre el grupo, pues tenían pensado Danzas negroides.

Cursando cuarto año dejaron la sede del Colegio y fueron a  Cocorote, pues se fusionaron con  el Teatro Grieta, que dirigía William Rojas y ensayaban en casa de "la negra" Sanchez.

Luego fueron a casa de Gutiérrez hasta un 28 de febrero de 1988. Allí con apoyo de la extinta Secretaria de cultura, construyeron en la parte alta columnas techo y paredes con una inversión de 14.000 bolívares y allí ensayaban, guardaban el vestuario que Egilda Gutiérrez les diseñaba y confeccionaba y montaron otros bailes como Los Locos de Valle Grande y  le colocaron por nombre Grupo Escénico Danzas Yaracuy (GEDY).   

En esos años, desde la Secretaria de cultura les organizaron una gira por todos los municipios y comenzaron a otorgarle un aporte al igual que otras agrupaciones. 

Luego, se fueron al extinto Centro de cultura popular Don Teófilo Domínguez, y de allí al Colegio de Periodistas hasta que se mudaron a la casa de Valles, donde se guarda el vestuario y ensayan en la Escuela de Sabaneta y ahora en el Centro de Educación Inicial Rubén Villalba.

Explica Valles que se han presentado en todo el territorio nacional, además de asistir a Boyacá, Colombia (2002 y 2003), Curazao, Aruba y Bonaire, en un intercambio cultural, y participaciones de algunos integrantes del grupo.

Los cuarenta años del GEDY pueden resumirse en varias etapas, una de los primeros años dedicada con énfasis a la investigación en el lugar de ejecución de la manifestación de manera de que la proyección sea lo más parecido a la realidad; otra dedicada a la formación de docentes y   agrupaciones en el periodo de receso escolar, esto de alguna manera ha influido en las actividades escolares y otra etapa de recreación a raíz de un taller impulsado desde el Ministerio del Poder Popular para la Cultura en la cual se crearon expresiones dancísticas sobre la base de elementos materiales de la comunidad y así nace los Danceros de Nuestra Señora de la Candelaria en Palito Blanco del municipio de La Trinidad expandido  en Quebrada seca de jurisdicción de Simón Bolívar.

De las dos primeras etapas, también han  salido directores de agrupaciones como Noris Ramos, quien primero creo un grupo de danzas en la Escuela Apolonia de Palavicini en La Trilla, que luego paso a llamarse Danzas Génesis, hoy bajo la dirección de Flor Escalona;  Ramos hoy dirige el grupo  Entre perlas  y diamantes. De allí también nacen los integrantes de Yaracuy en danza y Yaracuy en música.

La permanencia en esta agrupación, también permite que algunas bailadoras ejerzan trabajo cultural como Evimer García, funcionaria de la Fundación El niño Simón,  y coordinadora de programas; Raquel González, quien trabaja en el Colegio Santo Ángel  dictando clases de danzas, Carlota Jiménez quien baila en GEDY y coordina a Danzas Las Tinajas, entre otros, es decir el grupo se ha convertido en una escuela de formación del talento humano.

Explica Valles, que por ser dinámica las manifestaciones culturales permanentemente están en viajes de investigación y es esto lo que les ha permitido desde su formación en los setenta hasta el  2013 tener un repertorio con 84 montajes que incluyen bailes, diversiones, danzas y hasta el 2001 había un registro  alrededor  de 1.600 presentaciones.

Con  40 años de vida, esta agrupación declarada Bien de interés cultural, como otras, carece de sede propia y a pesar de recibir permanentemente invitaciones dentro y fuera del territorio por falta de recursos no asisten.

 

30 agosto 2014

Yaracuyanos presentan hoy libros en Caracas


Este sábado 30 a las diez de la mañana  en Caracas, en el marco de la celebración de los 10 años vida de la Sociedad de Poetas Andrés Eloy Blanco, escritores yaracuyanos presentan sus producciones  literarias.

Estos libros han sido producidos por la Editorial Giraluna que crea la Colección Cuaderno de Poesía, como proyecto para impulsar la Casa del Poeta Peruano en Venezuela, además, de pretender llevar al público en general una muestra del trabajo de poetas de todos los rincones del país, en un formato económico y muy fácil de llevar. Es un plaquette de publicación quincenal de 10,5 cm x 13,5 cm y de un máximo de 16 páginas, donde el lector puede pasar un rato ameno en una lectura breve, que da a conocer a un autor.

 
Allí estarán  en la biblioteca Simón Rodríguez, en pleno corazón de Caracas,  "Las aventuras de Fabricio y Paola" de Pablo Amaya, "Confesiones" de Maigualida Pérez la Antología "Cantera de la palabra". una compilación de trabajos de los talleres dictados por Pérez a estudiantes de diferentes planteles de Nirgua.

Luisber Sequera galardonado en el Festival de la Voz Infantil Bibliotecaria


La sala del Teatro Rafael Zárraga en Cocorote, recibió la mañana de este viernes 29  a los 13 niños y niñas que participaron en la décimo octava  edición del Festival Voz Infantil Bibliotecaria, y en el que resultaron ganadores en primer lugar, Luisber Sequera (José Joaquín Veroes) con el tema “Yaracuyano de estirpe”; en segundo lugar Giberlys Ramírez (José Antonio Páez) con la pieza “Nuestra riqueza cultural”; mientras que Williams Escalona del municipio José Vicente  Peña alcanzó el tercer lugar.


                   
 

Otros  participantes fueron Manuel Reyes “Salom” (Nirgua); Luis Tejada con “Garcita blanca” (Simón Bolívar); Gillianny Rivas “Mi Yaracuy” (Arístides Bastidas); José Soteldo “Al pie del Caramacate”  (Urachiche); Winderly Torres en “Un canto a Yaracuy”  (Antonio José de Sucre); Ángel Centeno “A Dios mi gloria y yo” (Manuel Monge) y Dairelys Noguera con “Venezuela se respeta”  (Manuel Bruzual); además de Michelle Peroza “Un niño como yo” (Cocorote); Rafael Ríos “Mi presentación” (Independencia), Fabiola por San Felipe  , acompañados de los músicos Robinson Díaz Anderbil Fonseca, Edwar Gutiérrez e Idelfonso Guevara, todos integrantes del grupo musical Así es mi Tierra.

El acto organizado por la Red de bibliotecas de Yaracuy adscrita al Instituto de cultura, se inició con la interpretación de las gloriosas notas del Himno Nacional, por parte de los 1100  aventureros del plan vacacional y el numeroso público que se dio cita en el teatro para disfrutar del espectáculo artístico.  Seguidamente la agrupación folklórica Danzora del municipio Peña presentó un opening inspirado en un Entreverado, con coreografía de Eber Puerta y bajo la dirección de Edanil Rojas.

 



El jurado calificador estuvo integrado por cinco jóvenes que hace algunos años tuvieron la oportunidad de vivir esta experiencia musical en  la que resultaron ganadores y ganadoras, siendo ellos Luis Miguel Guaido (2000); Gabriela Mujica (2002); Katherine Briceño (2004) y Manuel Romero (2007); mientras que la mesa técnica estuvo conformada por Enmanuel Zoterani y Néstor Ceiva, ambos funcionarios del ICEY.

Finalizada la  interpretación del primer grupo de participantes, en el intermedio el grupo Danzora del municipio Peña presentó una coreografía basada en la pieza musical “Fiesta en Elorza” de Eneas Perdomo,  además los niños Daniela Villares, Bernardo Tarazona, Gabriela Chuello y Alfredo Palmera del programa La hora del cuento de la biblioteca pública de San Felipe narraron cuentos de la literatura popular venezolana, entre estos “El Conejo y el Mapurite”, “El Árbol que no tenía hojas” y el “Sueño de un Libro”.

El evento, dedico estos dieciocho años del festival a las bibliotecarias Maritza Giménez y Ángela Doris Gutiérrez, de Guama y Cocorote, quienes con su trabajo esmero y dedicación han contribuido al quehacer y desarrollo cultural de los niños y niñas que visitan los servicios bibliotecarios donde les correspondió prestar sus servicios.

El festival puso fin al Plan vacacional Aventuras en vacaciones estuvo presidido por José Rafael Naranjo, presidente del Instituto de cultura; Nelvis Hernández; coordinadora estadal de la Red de bibliotecas; Zindia Cordero, encargada de la dirección ejecutiva de cultura del ICEY; Damerys Barreto, de la dirección de cultura de la Alcaldía de Cocorote, entre otros (Fotos ICEY)

Retrospectiva de bailes y danzas muestra hoy grupo Escénico Danzas Yaracuy en el Teatro Jacobo Ramírez


Para las seis de la tarde de este 30 está previsto la presentación del Grupo Escénico Danzas Yaracuy, en la sala del Teatro Jacobo Ramírez, en el marco de la celebración de sus 40 años de vida.

Algunas de las actividades del festejo, han sido la inauguración de una Muestra retrospectiva en el Teatro Rafael Zarraga, en Cocorote, un conversatorio y la entrega del “Premio Egilda Gutiérrez”, de parte de este teatro al mejor puesta en escena de las agrupaciones que han pisado este escenario desde el pasado mes de mayo.

Este acto de entrega recayó en el dúo del grupo  Yaracuy danzante, por la puesta en escena de Alejandro Figueroa de “Sincretismo realidad de una creencia” relativo a la fiesta de San Juan el Bautista, que este venidero mes de octubre estará en Margarita en el Festival perlas orientales y mezcla técnicas contemporáneas con nacionalistas sobre un tema de honda tradicionalidad religiosa.También la pequeña Bryana Rojas, de la escuela de baile y modelaje de cocorote, recibió la estatuilla por su puesta de “Tambor” a lo nacionalista.
 





 
 

En el acto de entrega de la estatuilla, Wildemar Oropeza, expreso que Gutiérrez, fue costurera, dio alojo al grupo en sus inicios durante muchos años, tendió su mano para que comenzara a echar raíces y convertirse en la referencia que es hoy.

Abrió este evento un dueto de Raíces academia de joropo  en el  pasaje  “Brisas de Achaguas” de Francisco Montoya y  pajarillo,  y la solista Ionverlis Jiménez  interpretando baladas y cerro el evento el cocoroteño  Irwing Materan.

 Para este martes 2 de septiembre será la sesión solemne organizada por el Consejo Legislativo de Yaracuy.