28 diciembre 2010

San Benito reparte bendiciones a sus devotos

Este lunes 27 al caer la tarde San Benito con su capa azul, sus medallitas que le han colocado los devotos, su cuerpo erguido fabricado en madera y que lleva en su mano un corazón junto a una llama, y dicen los devotos que por eso en la gaita de tambora se lleva una lámpara, permaneció muy quieto en la iglesia de El Nazareno, en San Felipe, y allí luego de recibir la bendición salió a celebrar su día.
Y es que en San Felipe, Independencia y Cocorote el santo también tiene su romería al ritmo del Ajé, Chocho, Chimbanglero, Misericordia y Sangorongó e hizo su recorrido acompañado de fuegos artificiales.
Esta fiesta al santo negro llego con el grupo Danzas Yaracuy y ahora lo practica Yaracuy en música.
LOS CHIMBANGUELES DE SAN BENITO

El cortejo de San Benito lo conforman, el abanderado, los cargadores y los tamboreros y en esta oportunidad la procesión salió de la iglesia acompañada del abanderado, quien con los movimientos ondulantes de una bandera de color azul, que en su centro tiene bordado una cruz, este va limpiando o purificando simbólicamente el camino por donde transitan los Capitanes del Chimbánguel, anunciando que el santo está en la calle.

Los movimientos del Abanderado no son vacíos, las figuras que dibuja en el aire, tienen significados y mensajes diferentes en las diversas fases del rito.
Le seguían los cargadores, quienes se encargan de transportar en andas a la imagen y luego los tamboreros que ejecutan una batería de tambores bautizados chimbangueles, compuesta de varios tambores machos y hembras, de un solo parche, el cual es prensado a través de un juego de cuñas que cada tambor posee en su parte inferior que sirven para tensar las cuerdas que a su vez estiran el cuero.
El ejecutante carga el tambor colgado al hombro con una cinta negra y se ejecutan con la mano y con un palo o rama y en este caso de “rabo e´ratón” y la batería está compuesta por siete tambores cuatro machos: el tambor mayor o arriero, con Alberto Piñero; el respuesta o respondón, con Enmanuel Farnataro; el cantante y el segundo.
Los tambores hembras son: la primera requinta, con Elio Castillo; la segunda requinta, con Wilkar Azuaje y Yony Anzola y la media requinta con Antonio Palacio. El medio golpe o tamborito es un tambor que mide 25 centímetros de diámetro por 63 de altura, es pequeño en comparación con los otros tres tambores machos.
También se acompaña con maracas y las porto Juan Sánchez y Miguel Sánchez quienes también llevaban la voz cantante en los golpes y una flauta fabricada con manguera para llevar agua que funciona como una tubería, pero este lunes con una boquilla al final emitía notas musicales.
En las fiestas de San Benito los tambores ejecutan un total de seis golpes. Cada golpe cumple funciones específicas en los diferentes momentos del culto celebrado. La ceremonia se inicia con el golpe Cantica, luego el Chocho que es el golpe que solicita la salida del santo de la iglesia; una vez fuera del templo la imagen se toca el golpe “¡Ajé, ajé; ajé Benito ajé!” por todas las calles, al llegar al lugar donde estará el santo, se comienza el golpe Chimbangalero vaya, después el golpe Misericordia y finalmente el Sangorongo vaya.
La procesión luego de su salida de la iglesia, tomo la segunda avenida hasta llegar al terminal viejo de la ciudad capital y allí visito un local comercial donde hubo reparto de comida y bebidas, luego a su salida tomo la redoma para retomar la misma avenida visito otro local comercial hasta llegar a la Urbanización Banco Obrero a casa de la familia Hernández Gil.
A su paso devotos, transeúntes lo bañaban con licor, total que al llegar a la posada su ropa destilaba licor.
Para el 15 de enero esta previsto otra salida en el Barrio Simón Bolívar en Independencia y allí la noche anterior habrá un velorio con gaita de tambora; el 22 será en Las Acequias, Cocorote, el 5 de febrero en plaza Sucre, el 19 en Piedra Grande; el 19 marzo La Morita, el 29 de mayo en prado del norte, el 4 de junio en El Cementerio, el 9 de octubre en San Miguel
por lo anterior los chimbagueles se ejecutan durante todo el año, sin embargo es en los meses de diciembre y enero, cuando se observan en su mayor esplendor .

SOBRE SAN BENITO


Explica el Catalogo Patrimonial que a principios del siglo XVI entraron a Venezuela miles de esclavos africanos; trajeron consigo una serie de conocimientos musicales que se fueron adoptando en muchas regiones del país, influyendo esto en la forma en que se llevan a cabo la celebración de las manifestaciones tradicionales.
Una de las manifestaciones más sobresalientes celebradas en el estado Zulia es la fiesta en honor a San Benito de Palermo. Los tambores que se ejecutan en estas fiestas, por sus características organológicas, se encuentran emparentados con el bonkó enchemillá, un membranófono afrocubano de la sociedad secreta Abakuá, que procedente de la cultura Efik del río Calabar —actual Camerún—. No así las polirrítmias y las técnicas de ejecución, que en ambos géneros resultan totalmente distintas.

Esto sugiere que los chimbangueles son el producto de una fusión de diversas culturas, que fueron asentadas en el sur del lago de Maracaibo. Se dice que su imagen fue traída por algunas de las misiones que arribaron a las costas de estas poblaciones, principalmente por los misioneros dominicos, misión de fervorosa inclinación y devoción a este santo.
Otros dicen que el santo pertenecía a la misión de San Antonio de Punta de Piedras, pero que a raíz del cierre por el Decreto de guerra a muerte a los españoles establecidos en el país, se marcharon y entregaron el santo a familias de Ambrosio posiblemente a los Antunez, éstos a su vez a los Ochoa y éstos a la iglesia. De estas presunciones surge el antagonismo de los habitantes de La Rosa y de Ambrosio por la imagen. La fiesta está comprendida por el chimbanguele y la gaita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario