31 marzo 2011

La vaquera: el horror del TO-5, Yumare

A través de los testimonios de Plinio Rodríguez, Juan Pablo Acosta, Eduardo Gollarza Teran y Mariano Enrique Rosas Fernández, este 26 en la sala de la Agrupación Teatral Coordinación salen a la calle las torturas a que fueron sometidos los capturados en cualquier lugar del país en los años sesenta por cuerpos de seguridad del estado y trasladados al Teatro de Operaciones TO-5 localizado en Yumare, Yaracuy. Basado en los testimonios de los torturados en el TO-5 en Yumare se estrena La vaquera, un sitio en campamento antiguerrillero para someter a las torturas a los ciudadanos. Lusvio Ramírez, director del grupo teatral explico, que el texto forma parte de las declaraciones recogidas en el Informe de la Comisión permanente de política interior de la cámara del Senado del Congreso de la Republica de Venezuela sobre la situación de los detenidos en el Teatro de Operaciones Cinco, conocido como TO-5 en Yumare. Explica el Informe, la tortura a que fueron sometidos hombres y mujeres en diferentes formas por parte de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención DISIP para obtener pruebas y en el montaje se utilizaron solo estas declaraciones.

El médico psiquiatra Hermenegildo Martínez, dice en el programa de mano” Y lo peor, los del norte, los marines, los boinas verdes, que formaban y entrenaban a venezolanos y los convirtieron en lo peor CAZADORES, oficiales nuestros formados en la escuela de las Américas en Panamá fueron nuestros verdugos. Comenzaron instalando los T.O (teatro de operaciones), antro de torturas, violación, fusilamiento, mutilación y muerte, cualquier sospechoso era sometido a los peores vejámenes, shock eléctrico, mutilación de órganos sexuales, corriente en los testículos, no había piedad “ Ficha técnica y artística Hora: 7:00pm Lugar: en la sede del grupo en la calle 19 en el barrio Punta Brava de San Felipe Intérpretes: Elbis González, Henry Rumbos, Florazul Estanga, Enrique Fonseca y Alexander Torres Diseño grafico: Florazul Estanga y Alexander Torrez Iluminación y sonido: Elbis González y Henry Rumbo Escenografía y vestuario .A.T.C. Edición de audio: Alexander Torrez Asistencia: Elsy Loyo Producción y dirección: Lusvio Ramírez


Y no podía ser mejor la fecha, fue la antesala del Día Internacional del Teatro y este es el Discurso de Jessica A. Kaahwa International Theatre Institute UNESCO Traducción: Diana Melamet


La reunión de hoy es un reflejo fiel del inmenso potencial que tiene el teatro para movilizar comunidades y sortear las diferencias. ¿Han imaginado alguna vez que el teatro podría ser una potente herramienta para la paz y la reconciliación? Mientras las naciones consumen sumas colosales de dinero en misiones para la paz en áreas del mundo en violento conflicto, se le presta poca atención al teatro como alternativa individualizada para la transformación y el manejo de conflictos. ¿Cómo pueden los ciudadanos de la madre Tierra lograr paz universal cuando los instrumentos que se emplean para ello vienen de poderes externos y aparentemente represores?


El teatro permea sutilmente el alma humana atenazada por el miedo y la sospecha, alterando la imagen que tienen de ellos mismos y abriendo un mundo de alternativas para el individuo y por consiguiente para la comunidad. Puede dar significado a realidades diarias mientras previene un futuro incierto. Puede tomar parte de la política en formas simples, directas. Al ser inclusivo, el teatro puede presentar experiencias capaces de trascender preconceptos erróneos. Además, el teatro es un medio probado para abogar e introducir ideas que sostenemos colectivamente, y por las que deseamos luchar cuando son violadas. Anticipando un futuro pacífico, debemos comenzar por usar medios pacíficos que busquen entender, respetar y reconocer las contribuciones de cada ser humano en el proceso de conducir a la paz.


El teatro es ese lenguaje universal por el que podemos enviar mensajes de paz y reconciliación. Involucrando activamente a los participantes, el teatro puede hacer que muchas almas deconstruyan preconceptos y, de esta manera, da al individuo la oportunidad de renacer para hacer elecciones basadas en conocimientos y realidades redescubiertas. Para que el teatro prospere entre otras formas del arte, debemos dar un enérgico paso adelante para incorporarlo a la vida cotidiana, tratando temas apremiantes de conflicto y paz. Buscando la transformación social y la reforma de comunidades, el teatro ya existe en áreas devastadas por la guerra y entre pueblos que sufren pobreza o enfermedad crónica.


Hay un número creciente de historias de éxito donde el teatro ha logrado movilizar audiencias para construir conciencia y ayudar a víctimas de traumas de post-guerra. Plataformas culturales como el Instituto Internacional del Teatro, que apunta a “consolidar la paz y la amistad entre las gentes” ya tienen existencia. Es entonces una farsa mantenerse en silencio en tiempos como los nuestros, conociendo el poder del teatro, y dejar que portadores de armas y disparadores de bombas sean los guardianes de la paz de nuestro mundo. ¿Cómo pueden herramientas de alienación ser también instrumentos de paz y reconciliación?


Los conmino en este Día Mundial del Teatro a pensar en esta perspectiva y a adelantar el teatro como una herramienta universal para el diálogo, la transformación social y la reforma. Mientras las Naciones Unidas gasta sumas colosales en misiones de paz en todo el mundo con el uso de armas, el teatro es una alternativa espontánea, humana, menos costosa y mucho más poderosa. Puede que no sea la única respuesta para traer paz, pero el teatro debe seguramente ser incorporado como una herramienta efectiva en misiones de paz. "


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada