30 marzo 2013

Perdón, justicia, amor y fe marcaron la lectura de las Siete palabras


Este viernes santo los católicos del mundo recordaron con fe, la pasión y muerte de Jesús de Nazareth y en la capilla El Cristo, en el sector de El Oasis de San Felipe también, y se hizo con reflexiones sobre las Siete palabras que pronuncio Jesús agonizante en la cruz.

La ceremonia  dio inicio a las tres de una tarde lluviosa y estuvo presidida por Monseñor José Gregorio Carreño, vestido de color rojo para recordar la sangre que derramó el Hijo de Dios y de la parroquia Catedral y  cada una de ellas fue leída por personas pertenecientes a diversos movimientos católicos.

EL SERMON DE LAS SIETE PALABRAS

El Sermón de las Siete palabras, incluyo una reflexión sobre la primera palabra  “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Lucas, 23: 34), a cargo de la catequista Ana María Loaiza quien hizo su lectura basada en  Señor enséñame a perdonar a los que me ofenden;  “En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas, 23: 43), con Maria del Pilar de Quintero, de la Pastoral familiar y lo hizo sobre Señor cunado yo muera, perdona mis culpas y llévame al Paraíso; la tercera palabra  “Mujer, aquí tienes a tu hijo .. Aquí tienes a tu madre” (Juan, 19: 26), cuya reflexión estuvo a cargo del ministro de la comunión Gabriel Tua, sobre Señor concédeme amar siempre, con todo el corazón a mi madre la Santísima Virgen María.

La cuarta palabra “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27, 46) fue leída con su respectiva interpretación sobre Señor aumenta mi fe y no permitas que yo te abandone, a cargo de Mirna Montes, de la Renovación carismática católica; “Tengo sed” (Juan, 19: 28) con la celadora de la capilla El Cristo, Virginia Capdevielle quien baso su reflexión sobre Señor dame de beber agua viva de tu gracia.
 

 La sexta palabra  “Todo está consumado” (Juan, 19: 30) con Lisbeth de Sánchez, de la Pastoral familiar sobre Señor, te suplico me ayudes a cumplir tu santísima voluntad y la última palabra “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas, 23: 46) con Aura Rodríguez, de la  Renovación carismática católica que reflexionó sobre Señor concédeme la gracia de la perseverancia final y una muerte santa.

Monseñor Carreño, rezó por todos pidió renovar su fe. Posterior al Sermón de las 7 palabras, salieron en procesión las imágenes de El Cristo cubierto de calas rojas, detrás la imagen de La Dolorosa, con sus siete puñales clavados en el corazón, seguida de San Juan el evangelista y finalmente el Santo sepulcro.


 

Por motivo de la lluvia de este viernes, el recorrido de la procesión hasta Catedral debió ser modificado, y en vez de tomar el camino de la segunda avenidas las imágenes de El Cristo y el sepulcro, y las otras dos por la sexta avenida hasta llegar a la avenida Caracas para encontrarse con las otras, todas tomaron la sexta avenida, por ser el camino más corto, ante la amenaza del agua de lluvia.

A lo largo del trayecto que estuvo acompañado de música en vivo, algunas familias colocaron altares en las puertas de sus casas para recibir la bendición del párroco

No hay comentarios:

Publicar un comentario