30 mayo 2015

“Oscéneba” de Cesar Rengifo y por Yaracuy se va al Festival nacional de teatro estudiantil

“Oscéneba” puesta en escena por estudiantes de  la Unidad Educativa La Lima, ubicada en el caserío del mismo nombre, en el municipio José Antonio Páez, se hizo acreedora este 29  para llevar los colores de Yaracuy al Festival nacional de teatro estudiantil, a efectuarse en Caracas.

 
 
            El jurado responsable de la selección, se compuso de Elbis González, Alexis Morey, Lusvio Ramírez, Alberto Rivero, José Luis Kingley, todos hombres de las tablas. Otras obras participantes fueron con estudiantes de la Unidad Educativa Nirgua ubicada en el municipio José Vicente Peña que se presentaron  a través de mimos, Liceo Arístides Rojas en “Erase un 19 de abril”,  Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas Carmelo Fernández, en monologo sobre Armando Reveron, ambas en jurisdicción de San Felipe, “Batalla de Carabobo”  de la Escuela Técnica Josefa Marín de Narváez, en Yumare municipio Manuel Monge , el municipio Nirgua en el día de ayer llevo una obra a planteles de la localidad entre otras.

 


 
                                   
            El evento, fue organizado por la División de coordinación de entes públicos y privados del sector cultura de la Zona educativa de Yaracuy siguiendo lineamientos del Ministerio del Poder Popular para la Educación y el  Programa de Masificación Teatral en los escenarios educativos, dirigido al fortalecimiento de los grupos estables, grillas culturales, y jornadas de formación y prácticas Culturales de teatro escolar que se ejecutan en las instituciones educativas de los diferentes niveles y modalidades del Subsistema de Educación Básica.
 “OSCÉNEBA”
Es un drama de Cesar Rengifo cuyo centenario de natalicio se celebra a lo largo de este 2015. En su texto original se estructura en tres actos y seis cuadros y desarrolla personajes indígenas, escribe desde la visión del vencido donde pareciera plantearse un problema generacional dentro del pueblo Caribe sometido a la esclavitud en Cubagua, resignación a la muerte o morir luchando;  y fue preparada para participar en el evento municipal y en el Festival estadal de teatro estudiantil efectuado este 29 en la sala del Teatro Rafael Zarraga, en Cocorote.
            De ella ha escrito, Magaly Guerrero en su ponencia  La resistencia indígena en la obra teatral Oscéneba de César Rengifo, presentada en   el IX Congreso Científico (2012) organizado por la Universidad de Oriente  “que es una obra que resalta   la participación indígena  Caribe en los últimos días de la isla de Cubagua(…).se contrasta la visión de mundo entre la cultura de los conquistadores españoles y la de los indígenas Caribes, no sólo en lo material, sino en los usos, costumbres, religión, formas de ir a la guerra, entre otros. Muestra la mentalidad española de la época que ve al indio como un salvaje sin alma, mientras que el indígena aparece como un ser consciente, amante de la naturaleza que observa a un invasor extranjero, confundido y ávido de riquezas.
            En la obra, la rebelión indígena se realiza en dos fases: a) actividades subversivas, a través de diferentes sabotajes realizados  por cada indígena, a quienes se les ha encomendado diferentes tareas subersivas; b) la segunda fase, es el alzamiento propiamente dicho, al toque de la guarura, bajo las órdenes del indígena Yorosco. Puede decirse también, que en la obra se refleja una guerra asimétrica, como se dice hoy, puesto que los recursos de guerra de los españoles eran superiores: barcos, armas, cañones, perros asesinos. Mientras que los indígenas luchan cuerpo a cuerpo, usan el curare, los cuchillos de conchas marinas, piedras, palos y se desplazaban en curiaras.
 
             También se da  choque generacional entre los indígenas. Pugnan las viejas ideas contra las nuevas: el suicidio colectivo y no tener más hijos para no seguir siendo esclavos de los españoles, en la propuesta de los ancianos y ancestros, mientras que los jóvenes optan por luchar, morir peleando y perpetuarse a través de los hijos, con la esperanza de que algún día sus luchas darán frutos.
             La obra reivindica la imagen del indígena como los seres humanos que son, pensantes, con capacidad de análisis y crítica, con una sensibilidad frente a la naturaleza y capacidad organizativa para la pelea y para la defensa de sus valores, modos de vida, creencias, idiosincrasia. El aporte de la dramaturgia de César Rengifo al teatro venezolano pasa por destacar  los valores nacionalistas que colindan con lo épico al mostrarnos cómo el pueblo venezolano desde sus orígenes ha desarrollado una Cultura de Resistencia.
            Se estrenó,  1959  bajo la dirección  de Román Chalbaud,  en el marco del Primer Festival del Teatro Venezolano.
           
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario