22 mayo 2016

Víctor Hugo Besabe: “Vengo a trabajar por trabajar por una iglesia evangelizadora”

La Catedral y la ciudad de San Felipe,  vivieron un momento histórico la mañana de este 21 de mayo, Día de la Diversidad cultural para el dialogo y desarrollo,  y día de la ordenación y toma de posesión del tercer obispo de la Diócesis.  
            La ordenación episcopal de Monseñor Víctor Hugo Basabe, Obispo electo de la diócesis de San Felipe, quien la recibió en la Catedral de la ciudad capital,  congregó a autoridades civiles  obispos de toda la geografía venezolana, a fieles, amigos, familiares, su mamá Luisa Basabe,  quien dijo “sentirse feliz, grande,  porque Dios tomó sus manos, desde pequeñito estuvo en la iglesia” , sacerdotes de las diócesis de Mérida, y  cientos de personas que se desplazaron desde El Vigía y Maracaibo, su tierra natal, incluso integrantes de la cofradía de San Benito.
    Los actos,  se iniciaron  pasadas las  21: 00h cuando el nuevo obispo,  hizo una parada en la puerta de la Iglesia parroquial de la Presentación de Nuestra Señora, la primera de la parroquia de la Diócesis.

            Allí, fue recibido por las autoridades de la iglesia venezolana y acompañado por la comitiva episcopal hasta el lugar destinado para sentarse hasta su ordenación.
            Las naves de la iglesia estuvieron abarrotadas, en el coro fue colocado un grupo musical conformado por  jóvenes del ministerio de la música procedente de las parroquias de Nirgua, arcángel Rafael, la Ascensión del Señor, San Jerónimo de Cocorote  y la Virgen de las Mercedes, bajo la dirección de  Belimar Hernández, que interpretaron a lo largo de la misa, con temas arreglados por Eduardo Fiallo de la parroquia la Ascensión del Señor y Hernández,  entre otros “Iglesia peregrina” un arreglo  a ritmo de gaita, “Ten piedad”   a ritmo de bosa nova ”Gloria””  a tono de pasaje, “Aleluya”  arreglo de Fiallo.

            Para que todos ellos pudiesen seguir la ceremonia sin dificultades, se habilitaron frente a  Catedral toldos y  sillas, de manera que los asistentes pudieron seguir la ceremonia.
MISA Y CEREMONIA DE ORDENACION
            La misa, estuvo presidida por Monseñor José Luís Azuaje Ayala, obispo de Barinas y ordenante quien dedico la segunda lectura a la Epístola de San Juan a los filipenses y luego de la Lectura del evangelio según San Juan, se dio inicio a la ceremonia de la ordenación.
             La misma, estuvo presidida por  el obispo de Barinas, junto al obispo saliente Monseñor Nelson Martínez Rust, y se prolongó hasta las 13:00h. Después de la invocación al Espíritu Santo, pidiendo que descienda sobre el elegido dos presbíteros presentaron al ordenado. El obispo ordenante le preguntó, según el ritual, si tenían el mandato apostólico del Papa. Con este acto se pone de manifiesto como el obispo está vinculado por una parte al pueblo y, por otra, debe estar en comunión con todos los obispos del mundo, particularmente a través de su vinculación con el Romano Pontífice.
            Después de la homilía el obispo  le preguntó si quería consagrarse al ministerio episcopal, anunciar con fidelidad y constancia el Evangelio, conservar el depósito de la fe, edificar la Iglesia, obedecer fielmente el Papa, cuidar del pueblo de Dios y de dirigirlo por el camino de la salvación, ser bondadoso y comprensivo con los pobres, los inmigrantes y los necesitados.











     A continuación se cantaron las letanías de los santos, mientras el ordenado se postraba en el suelo. Finalizado este rito, el obispo ordenante principal le impuso en silencio las manos sobre la cabeza del elegido. Los demás obispos repitieron ese gesto, que significa una transmisión de poder y la comunicación del Espíritu.
              Después de la oración de la ordenación, que expresa las líneas principales de la función episcopal, el ordenante colocó el libro de los Evangelios sobre la cabeza del obispo electo, indicando que una de sus tareas es la de anunciar la Palabra de Cristo.

        Los ritos complementarios estuvieron constituidos por la unción con el Santo Crisma sobre la cabeza del obispo electo como significado del don del Espíritu. Se le hizo entrega también del libro de los Evangelios, como signo de su misterio profético, de anillo, como esposo de la Iglesia y signo de fidelidad con ella, de la mitra, signo del esplendor de la santidad de su ministerio y del báculo, signo del ministerio pastoral.
















        Puestos todos en pie, el ordenante invitó al nuevo obispo a que ocupara su silla como signo de toma de posesión. A partir de este momento el nuevo obispo continuó presidiendo  la celebración de la Eucaristía.

            Concluida la oración  después de la comunión,  el nuevo obispo, recorrió la Catedral bendiciendo a todos y regresó a la cátedra para dirigir unas palabras a los asistentes “Vengo a Yaracuy para entregarme por entero a las obras de evangelización, a cultivar la vocación sacerdotal y a trabajar por los pobres, sepan que estaré siempre de su lado”.
CAPITAL ESPIRITUAL DE VENEZUELA
            Durante el acto, el Gobernador Julio León dio un saludo de bienvenida al mandatario católico, “Este es un día extraordinario que quedará grabado en nuestra historia, hoy nos transformamos en la capital espiritual de Venezuela, deseamos que Dios le permita cumplir esa tarea de guiar a Yaracuy y a su pueblo por el mejor camino”.
Resaltó el gobernador León, la mejor disposición del Ejecutivo yaracuyano para continuar estrechando lazos con la iglesia, “estamos a su entera disposición, a sus completas órdenes siempre, lo digo como autoridad y como fiel cristiano católico”.
Fue propicia la oportunidad para que el gobernador en nombre del pueblo, otorgará a Monseñor Nelson Martínez Rust, obispo saliente, la orden Ezequiel Zamora “General del pueblo Soberano” en su primera clase.

Cerró la ceremonia,  la bendición  del primer pastor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario